Global Center for Proactive Democracy                                 Sunday, July 18, 2021

Centro Global para la Democracia Proactiva

InicioVision / MisionQuienes somosCEVillaClaraCEHabanaCEStgoCubaEventosPublicacionesPatrocinioContacto

 

Guía para las Peñas Democráticas
Centro de Estudios para la Democracia Proactiva
www.democraciaproactiva.org


La oposición para llegar al poder tiene que una serie de  parámetros que cumplir, desde la organización para formar gobierno hasta la interacción con las masas. Cada una tiene una serie de acciones que desarrollar para cumplir sus objetivos.
La vinculación con las masas tiene múltiples mecanismos de ejecución, siempre teniendo en cuenta el interés social de la población. En este caso sólo analizaremos el método de las Peñas Democráticas, por lo que elaboramos una Guía para normar los pasos que se deben seguir para alcanzar el éxito propuesto.

Las Peñas Democráticas tienen dos modalidades, mediante el discurso de un orador previamente preparado o por un debate público de la realidad política, social o económica que estén relacionadas con las decisiones gubernamentales vinculadas o que afectan directamente a la población.

El discurso político

En el caso del discurso político aunque es preconcebido tiene que ser espontáneo, no un discurso político estridente tradicional, sino más bien como una explicación en voz alta, donde se argumente y se pongan ejemplos y cuestionamientos del por qué y quiénes son los responsables de que las cosas sucedan mal.

La introducción del tema, para dominar el escenario tiene que ser de forma ambivalente, como una crítica al régimen con ciertas justificaciones, sin cuestionar al inicio la dirigencia histórica, más bien señalar la actual dirigencia como responsable de la situación actual porque no se está llevando por los lineamientos de sus antecesores. Con esto se evita asustar a los primeros curiosos y dar una confianza sobre algo menos comprometedor.  

El tiempo de duración es muy importante, no se deben repetir los argumentos para ganar tiempo, estar al tanto del estado de ánimo de los presentes para ir concluyendo y cuando se crea que se ha llegado al máximo de participación cerrar el evento.
Durante la intervención no deben pronunciarse adjetivos descalificativos contra dirigentes políticos del régimen, a no ser su ineptitud o actos de corrupción señalados. Tampoco consignas o llamados a actividades de confrontación cívica violenta ni de rebelión popular. Esas circunstancias tienen que darse de forma espontánea, por otros detonantes.
En ningún momento se puede prestar atención a cuestionamiento de alguien que trate de interrumpir la disertación. 

Es muy importante que dentro de las posibilidades se roten los oradores cuando actúan bajo la misma comarca. Y que los temas sean de importancia actual o de fundamentación histórica como engaño a la población, como la Reforma Agraria, la recogida de las armas de fuego bajo el lema de  "armas para qué" y luego llenaron el país de armas, hasta cohetes nucleares. Las políticas económicas fracasadas como la zafra de los 10 millones, el Cordón de la Habana, las distintas fábricas como la planta de levadura Torula, la planta nuclear de Jaraguá y hasta las llamadas escuelas en el campo. Se pueden extraer citas de discursos de Fidel Castro como ejemplo. 

El escenario para este tipo de presentación es muy importante, debe seleccionarse el escenario y evaluar la condición natural del lugar que pueda propiciar la participación ciudadana, luego tiene que ser potenciada esa participación  con la presencia de un grupo de personas que sirven del quórum  inicial. Esas personas bien pueden ser invitadas con antelación como miembros de la oposición y de la sociedad civil. También debe ser cubiertas las Peñas Democráticas por los periodistas independientes.

El debate público

El debate público es propicio para efectuarse en múltiples escenarios. En Cuba todo tiene un trasfondo político, por tanto cualquier situación se puede politizar. Esto permite utilizar temas de arraigo popular como el béisbol y empezar a teorizar en voz alta la salida de peloteros del equipo de Cuba. Para esto ya el equipo a participar debe estar en el lugar y listo para intervenir y acalorar la discusión.
A partir de ahí la persona designada conducirá el tema hacia sus objetivos políticos propuestos, que puede incluir otros temas de interés.  
En este tipo de evento la conducción del debate es de vital importancia. el que funge como moderador encubierto debe evitar una discusión tumultuaria. Cuando las personas asuman posiciones provocativas el moderador debe ser asistido por los participantes ya previstos y desviar la atención a las preguntas que ellos comenzaran a realizar de inmediato. Entonces la interacción es con ellos, y el resto queda como espectadores. 

Los activistas de la oposición tienen que identificar aquellos lugares de aglomeración sistemática, por colas, reuniones, eventos y montar su Peña Democrática. Las Peñas Democráticas no son una prerrogativa de los Municipios de Oposición, pueden ser ejecutadas bajo estos principios por cualquier organización política. Eso permitirá la masificación del concepto y se vería la población más activa e involucrada en el acontecer político.

La reglamentación y organización de los dos tipos de eventos son las mismas. Por tanto, deben evitarse irregularidades por provocación o mala organización de la Peña. También se pueden abordar cuántos temas sean pertinentes y la introducción siembre debe ser un tema aparentemente apolítico como los viajes al extranjero, el mercado campesino, la moneda libremente convertible, etc. 
Los elementos y fundamentación de las Peñas Democráticas pueden ser utilizados durante la confrontación cívica individual en lugares donde se produzca algún cuestionamiento a las condiciones económicas y sociales como enunciamos anteriormente.

A los prescripto en esta Guía se puede añadir cuantas iniciativas se tengan por experiencias anteriores y que ayuden a fortalecer el desarrollo de las Peñas Democráticas.

 


© 2010   Created by
 
Global Center for Proactive Democracy.