English French German

Global Center for Proactive Democracy                                 Thursday, September 24, 2020

Centro Global para la Democracia Proactiva

InicioVision / MisionQuienes somosCEVillaClaraCEHabanaCEStgoCubaEventosPublicacionesPatrocinioContacto

 

Impacto negativo de las leyes complementarias en Cuba, ¿percepción o realidad?
 

Por: Gerardo Páez Díaz
Promotor de los Municipios de Oposición

ARTEMISA, Cuba, 23 de Septiembre del 2020 - La Constitución de Cuba de 2019 dejó importantes temas a debatir, relacionados con los derechos civiles y políticos, y que deberán ser incluidos en el cronograma legislativo 2020 – 2028. Este es un tema que no debemos pasar por alto, cada patrón de esas leyes que vaya dirigido a perjudicar al pueblo, , tenemos que enfrentar, porque esa es nuestra razón de ser como actores del cambio.

Para hablar del posible impacto que algunas leyes pudieran tener sobre el pueblo cubano  pienso que habría que comenzar hablando de la constitución de la república por ser ésta la base de todas las demás leyes. Siempre consideré que la constitución cubana de 1976 era elitista, contradictoria  y excluyente, posición que mantengo al referirme a la nueva constitución “aprobada por referendo” en 2019. ¿Por qué digo esto?, pues porque el articulo # 5 de la misma establece la supremacía del Partido Comunista – PCC -- dejando a todo aquel que no sea militante en una posición  de subordinación a esta institución política así como a sus acólitos, teniendo que someterse un número significativos de ciudadanos- la mayoría-, a sus dictados en contra de su voluntad y libre albedrío.

Que se le otorgue este poder a un partido político en el texto de una constitución no solo ideologiza dicho texto sino que echa por tierra cualquier avance que en materia de  Democracia y Derechos Humanos  se haya podido desear. El estado centrismo de la actual constitución cubana deja el camino abierto para futuras violaciones, y esto se podrá observar en las leyes que se vayan derivando como complemento del texto constitucional, yo solo expondré muy brevemente dos ejemplos que podrían ser motivos de un análisis mucho más profundo.

El primer ejemplo es el conocido y polémico Decreto Ley No. 349 que ha avivado las sospechas de no pocos pues aunque diga ponderar, enaltecer y privilegiar la creación artística y literaria, diversa y plural y además crítica, deja bien claro que tiene que ser comprometida con el proyecto social cubano, lo que equivale a que todo creador que por cualquier razón resulte molesto a la institución,  “entiéndase gobierno-Partido” pudiera ser objeto de discriminación en este sentido o blanco de ataques de diversas naturalezas, sólo por la mala interpretación de sus creaciones.

Un artista podría fácilmente ser víctima  de algún funcionario sin preparación o un extremista, como algunos miembros del propio gremio  han comentado, puesto que dicho Decreto en manos de estos funcionarios podría convertirse en una herramienta de censura, de ahí el temor de no pocas personas.

El otro Decreto Ley que pudiera tener repercusiones negativas sobre la sociedad cubana es el Decreto Ley No. 370 “SOBRE LA INFORMATIZACION DE LA SOCIEDAD EN CUBA” toda vez que en su artículo # 5 inciso b) deja bien claro  que será un instrumento para la defensa de la Revolución. De ahí que toda interpretación que se realice en sentido opuesto a los valores e intereses del gobierno cubano, pudiera dar pie a represalias contra aquellas personas que no estén a favor de dicho gobierno o que sus ideas sean incomodas, pudiendo incluso ser sancionado cualquier ciudadano por el simple hecho de visitar una página digital que no comulgue con la ideología y el sistema social imperante. Ambos decretos leyes son un ejemplo de cuanto puede vulnerarse en materia de derechos a una población o parte de ella.

Cómo puede observarse, hay mucho campo donde trabajar y sobre el cual pudieramos dirigir nuestra antención, claro, sin perder de vista nuestro objetivo principal y evitando cometer nosotros los mismos errores en los que de seguro incurrirá el gobierno.

 
 
 

 

 

© 2010   Created by Global Center for Proactive Democracy.