English French German

Global Center for Proactive Democracy                                 Saturday, October 17, 2020

Centro Global para la Democracia Proactiva

InicioVision / MisionQuienes somosCEVillaClaraCEHabanaCEStgoCubaEventosPublicacionesPatrocinioContacto

 

La urgencia de una infraestructura electoral independiente en Cuba
Centro Global para la Democracia Proactiva
www.democraciaproactiva.org

El régimen político imperante en Cuba por más de 61 años está confrontando su muerte biológica. Una crisis económica mundial por una pandemia aún no controlada ha obligado al régimen cubano a un cierre de la economía, superior a cualquier paro nacional o sanción económica internacional alguna.   

Si Donald Trump es reelegido, lo más probable, y la presencia de Raúl Castro en el poder finaliza, lo más probable, tenemos las condiciones para que el país se vuelva ingobernable por las actuales autoridades, que por demás, tienen serios conflictos internos.

La lucha por el poder en la cúpula gobernante es seria, porque el régimen no tiene mecanismo de sucesión, ni las diferentes facciones tampoco tienen la capacidad de someter una a la otra, ni la voluntad de pacto de conveniencia.

La separación de los ejércitos por regiones y una marcada separación de los diferentes cuerpos de las Fuerzas Armadas no permiten muy fácil la conformación de una Junta Militar para asumir el poder.

Muchos apuestan por un estallido social, que lo más que pudiera lograr sería obligar al régimen a plantearse una transición. Por supuesto, esa transición la organizaría y la dirigiría el propio régimen. Claro, que muchos preferirían ese tipo de apertura, a la situación política que llevamos por tantos años.

En Cuba no hay un liderazgo opositor conformado y con reconocimiento internacional, que se pueda considerar una fuerza alternativa de poder, para formar un gobierno emergente o de transición. Ni siquiera los mecanismos para lograr su organización en un corto plazo. Como diríamos: “¿Quién elige a quién?”.

Conclusión, que una anarquía generalizada no hay quien la canalice por una ruta hacia la democracia. Los escenarios serían: que sea aplastada por el propio régimen o aprovechada a su favor; que tengan que intervenir fuerzas extranjeras e imponer un gobierno de transición o que los “cascos azules” de la UNO se encarguen del orden del país.

Nos organizamos nosotros primero u otros tomaran los destinos de nuestro país, ya sean los mismos que están u otros tal vez menos deseados. Los mecanismos para llegar al poder por la fuerza no lo tenemos, así que busquemos un camino más inteligente y es el que estamos proponiendo. Hay que recorrer los caminos universalmente establecidos para conformar el poder político de forma civilizada, queramos o no, tenemos que someternos a esa práctica organizacional más tarde o más temprano. Todo lo demás es más de lo mismo, retórica y demagogia.

 
 
 

 

 

© 2010   Created by Global Center for Proactive Democracy.