Centro para la Democracia Proactiva

Centro para la Democracia Proactiva


Centro de Estudios para la Democracia Proactiva
www.democraciaproactiva.org

Las protestas públicas pacíficas, como expresión genuina de la lucha cívica no violenta son muy bien vistas por los regímenes opresores. Incluso, les beneficia que sus oponentes se pronuncien por este tipo de lucha, que saben que por la naturaleza de su régimen opresor y totalitario no le traerá ninguna consecuencia.

Sin embargo, la Carta Universal de los Derechos Humanos confiere el derecho a la rebelión como recurso supremo contra la tiranía y la opresión. La violencia en un país con todas las garantías demácraticas se puede considerar terrorismo, pero en una dictadura la violencia a cualquier nivel es una forma de lucha para alcanzar la libertad.

No obstante, la lucha cívica no violenta, durante sus manifestaciones puede implementar métodos que den ciertas ventajas contra el enemigo como la rotación circular en las concentraciones, bordeando la retaguardia de los adversarios, para dejarlos encerrados dentro de la espiral de la marcha, a los represores y sus simpatizantes.

Durante las marchas de protestas, los manifestantes deben dividirse en grupos. Cuando el grupo principal sea confrontado por los represores y sus simpatizantes, los otros grupos ya predeterminados entrarán por la retaguardia para apoyar al grupo confrontado. Nunca debe enfrentarse a los represores de frente, si no se tiene un apoyo por la retaguardia del enemigo.

En caso de necesidad de abrir una brecha se deben preparar elementos disuasivos con distracción hacia un área de fuego, o estallido ruidoso. Realizados por una minoría para que la mayoría avance y ocupe espacios circundantes. Toda esa logística tiene que ser prevista con antelación.

En Cuba las protestas nocturnas son más efectivas, por la falta de electricidad para el alumbrado y mejor capacidad logística para las distintas acciones. Eso permite las protestas por barrios, donde el territorio es mejor controlado por sus moradores y hace disgregar a las fuerzas represoras. Las casas y edificios se prestan como trincheras para atacar a las fuerzas invasoras.

La dispersión de las fuerzas represoras es muy importante, por lo quese deben realizar acciones simultáneas y además crear focos de incendios en lugares de poco daño colateral, como terrenos baldíos y malezas a las orillas de las carreteras y cerca de instalaciones estratégicas. Estas acciones actúan directamente en la psicología popular y aumenta la voluntad de rebeldía.

Si un compatriota esté siendo reprimido violentamente, aprovechar la distracción del ataque del represor y neutralizarlo por detrás, incluso se pueden neutralizar por las piernas con distintos métodos, que lo arrojarían al piso.

En caso de ocuparles las armas, no quedarse con ellas, desaparecerlas y si no se pueden proteger, arrojarse a un lugar sin acceso posible. Nuncae nfrentarse físicamente al represor, siempre arrastrarlo hacia el grupo utilizando el método de caza de los lobos.

Si la lucha alcanza un nivel considerable de fuerza, que se puedan ocupar instalaciones gubernamentales, mantener rehenes como piezas de negociación. Nunca ocupar posiciones que estén aisladas, tienen que ser lugares donde cualquier acción de fuerza del régimen tenga que medir los daños colaterales.

A los familiares, no ataquen a los suyos durante un enfrentamiento con un represor, porque sin querer se están poniendo del lado del enemigo y en nada favorece la causa, todo lo contrario.