English French German

Global Center for Proactive Democracy                                 Tuesday, September 02, 2014

Centro Global para la Democracia Proactiva

InicioVision / MisionQuienes somosColombiaCubaNicaraguaEventosPublicacionesPatrocinioContacto
 


 

QUE ES LA PATRIA
Por: Agustín País García
agustinpais@att.at
www.municipiosdeoposicion.com


   
                                                 
   
Palabra que se supone fue puesta en el vocabulario humano por los romanos, y que desde entonces ha sido objeto de numerosas interpretaciones y usos por los escritores, patriotas y poetas.
    Se ha dicho que Patria es un conjunto de cosas: gente a la que quieres, lugares donde has estado, el pueblo o ciudad donde sentiste el primer amor, el banco del parque donde diste tu primer beso, el colegio o escuela al que fuiste, el idioma, un lugar físico y sus habitantes. No se da la vida por un sitio, pero si por la gente que te importa. Por los tuyos.
    Los indios americanos han fundado el vocablo de la “pacha mama” para expresar la “garra” que tiene sobre el ser humano todo lo dicho anteriormente. Y es que el concepto de Patria deja a un lado lo material, y se adentró en el terreno espiritual del ser humano para invocar el enlace entre lo material del ser humano y su parte espiritual. Y de ahí se deriva el control que tiene lo espiritual sobre lo material, al menos en la conducta del ser humano, ya que cuando se menciona la palabra patria, se nos aprieta el pecho y sentimos algo distinto.
    Y entonces tenemos que ver lo que dijo José Martí sobre este concepto. ¡Este José Martí que no nos deja! Superficialmente dijo: “La Patria no es de nadie; y si es alguien será, y esto solo en espíritu; de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia”. Más espiritualmente dijo en su “Cuba y la Noche”: “Dos Patrias tengo yo: Cuba y la noche. No bien se retira el sol cuando con largos velos y un clavel en la mano, silenciosa, Cuba, cual viuda triste me aparece. Ya es hora de empezar a morir… Muda, rompiendo las hojas del clavel, como una nube que enturbia el cielo, Cuba viuda, pasa…”
    También dijo el poeta: “El amor a la patria no es el amor ridículo a la tierra/ ni el amor a la hierba que pisan nuestras plantas/ es el odio invencible a quien la oprime/ es el rencor eterno a quien la ataca”.
    Es en ese sentido que Frank País le escribe a su novia Elia, cuando al parecer ella le reclama que lo nota “distinto”.
    “Soy distinto si, tienes una rival, una rival que me ha robado el corazón por entero, que me absorbe en cuerpo y alma, que me hace circular la sangre más rápido al pensar en ella, que he sentido angustias, tristezas, alegría, con ella, que me siento suyo, ha tomado mi vida de una manera que no soñé nunca entregar más que a Dios, soy suyo y ella es mía porque la quiero. La amo profundamente de corazón.
    La conoces aunque la has mirado muchas veces sin comprenderla bien, tiene la falda de listas azules y blancas, el corpiño rojo y sobre su cabeza un gorro frigio con una estrella blanca.
    ¿Comprendes esto?  ¿Comprenderás acaso que no son palabrerías, que no pienso en nada, nada más importante que ella, que ocupa mi mente, mi alma, mi acción, he olvidado todo, tú, yo, los demás, para mí no hay nada más que ella?
    No me interesa ya nada de nada, solo ella, me siento como poseído, y en mis venas arde un solo deseo, servirla. Me vejan, me dejan solo, sufro, pero ya nada me importa se la tengo a ella, si tengo su dulce carió, que me va a importar si es mía la que adoro, la abrazo cuando quiero, la tomo entre mis manos. Y es más mía que nunca nadie lo fue, porque es mía con los ojos, con el aliento, por los oídos, y puedo ceñirla y escapa de mis dedos porque cada vez es más grande, y más amorosa.
Y no puedo escribirte versos románticos porque no siento eso ya, mi alma se ha llenado de esa pasión, y de odio para los traidores y enemigos que me la maltratan, desprecio, odio, porque se quedan y mandan.
     ¿Comprendes esto?  ¿No? pues compréndelo, porque así soy mientras tenga fuerzas para quererla…”
      Solamente ese desprecio, ese odio, merecen los que han traicionado a nuestra Patria, Cuba, hundiéndola en el lodazal de la miseria, del desprecio a los derechos humanos, matando y encarcelando a los que reclaman democracia y libertad.         
     Solo odio y desprecio para todos los integrantes de la estructura del poder desde el dictador que “se queda y manda hasta el Policías y los porristas que venden sus almas al diablo por unos pocos pesos. La historia y el pueblo se encargarán de ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2010   Created by Global Center for Proactive Democracy.