English French German

Global Center for Proactive Democracy                                 Sunday, December 21, 2014

Centro Global para la Democracia Proactiva

InicioVision / MisionQuienes somosCEVillaClaraCEHabanaCEStgoCubaEventosPublicacionesPatrocinioContacto
 

ESTUDIO POLÍTICO SOCIAL

Necesidad de un Estado de Derecho.

AUTOR: Ing. Hergues Frandín Díaz,

Director General CEEDPA                             

ESTUDIO REALIZADO POR EL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS PARA LA DEMOCRACIA PROACTIVA ¨ JOSÉ IGNACIO GARCÍA HAMILTON ¨ DE SANTIAGO DE

CUBA (CEEDPA).

www.democraciaproactiva.org

Noviembre 2014

CUBA

 

“Quiero que la Ley primera de nuestra República, sea el culto de todos los cubanos a la dignidad plena de hombre”.

 

 José Martí.

 

“Las malas leyes hallarán siempre, y contribuirán a formar hombres peores que ellas”.

Concepción Arenal.

Resumen:

El estudio forma parte de los objetivos estratégicos del CEEDPA, en su intención de analizar todos aquellos factores que retrasan la democracia en Cuba. Se parte de la problemática de que existe una política intencional del gobierno violatoria del Estado de Derecho expresada a través de la Constitución de 1976, para evitar que el pueblo cubano ejerza el derecho a la libertad, condición natural de todos ser humano, viabilizando así su instauración y mantenimiento en Cuba hasta la fecha.

Por lo que el objetivo se dirige entonces, a exponer la concepción de un real Estado de Derecho, teniendo en cuenta los principios y rasgos fundamentales que lo rigen y que garantizan el funcionamiento de una sociedad democrática. Apoyados en la revisión de la literatura elaborada por Development Research Center, la búsqueda de textos en Internet, análisis de la Constitución de la República, Declaración Universal de Derechos Humanos y la documentación de varios atropellos que atentan contra la dignidad humana en el país, para realizar la comparación de textos y de la cotidianidad del cubano, aplicadas después de la instauración del gobierno de Fidel Castro y de su sucesor Raúl Castro.

Se alcanzó establecer un análisis crítico alrededor de la temática, realizando diferentes interrogantes acerca de procedimientos y prácticas, que condicionan la actuación de los individuos y las instituciones orientadas a coartar la libertad, análisis de: Sociedad Civil, Organizaciones No Gubernamentales además de aplicar los rasgos del estas y otros  importantes sectores de la sociedad cubana que pugnan por alcanzar el ansiado Estado de Derecho, demostrándose la manipulación del tema por el Gobierno cubano y la falsedad de declararse como tal. Concluyendo en la imperiosa  necesidad de la divulgación entre toda la población cubana de estudios como éste y otros, que demuestren la esencia totalitaria del régimen y la indefensión que padecen los cubanos, para colocarlo en el lugar merecido y propiciar un accionar cívico del pueblo, alentado por el conocimiento y los deseos de libertad.

Introducción

Tras el surgimiento de la república el 20 de mayo de 1902, Cuba transitó con aciertos y desaciertos hacia la consolidación de un Estado democrático, hasta que el 10 de marzo de 1952 un artero golpe dió al traste con los avances de una constitución democrática la de 1940. De hecho la civilización que hasta ese momento había fraguado sufrió sus encontronazos.

En 1961 Fidel Castro declara el carácter socialista de la Revolución que el encabezaba, 15 años más tarde  en 1976 se constituía la actual Constitución de la República de Cuba, dejando sentada las bases de un estado socialista con la cual se trastocaba el orden constitucional prometido restituir y la sociedad cubana veía como se alteraba la organización y las garantías de un Estado de Derechos.   

La civilización entendida como la organización de las sociedades recoge como su primera condición el respeto a las reglas establecidas. Obviamente, a lo largo de la historia han existido diferentes civilizaciones por lo que las generaciones actuales de cubanos podríamos preguntarnos qué formación económico- social o tipo de civilización deseamos tener,  la forma de organización que debería adoptarse para aspirar a un tipo de sociedad y en consecuencias las reglas por las que se regiría esa sociedad.

El CEEDPA tiene como objetivo explicar los elementos organizativos que deben regir una sociedad donde predominen las libertades individuales y la igualdad de todos  los ciudadanos ante la Ley. Como en nuestra sociedad existe un estado anárquico donde imperara la ley del más fuerte, el abuso de los más débiles y la no existencia de un Estado de Derechos.

Estado de Derecho es un conjunto de reglas que les permitiría a todos los ciudadanos conducir sus vidas y disfrutar de sus libertades sin el temor de perder sus derechos viviendo en un ambiente de perpetua incertidumbre e inseguridad.

Para llegar a un Estado de Derecho las leyes que lo componen deben ser respaldadas por las instituciones y organizaciones que las hagan cumplir y por la capacidad y voluntad de los ciudadanos de que estas se cumplan. Las leyes no se cumplen automáticamente, por el sólo hecho de estar recogidas en un documento. Las bases de todo estado de derecho radican primero que nada en la comprensión ciudadana sobre cómo opera el sistema y qué valor tiene el mismo para el ciudadano individual y para la sociedad en su conjunto.

El estado de derecho abarca varias formas de organización de la sociedad como son:

1ro. cómo elegir y reemplazar a los  gobernantes y administradores de los asuntos públicos.

2do. cómo normar las relaciones entre los ciudadanos.

3ro. cómo resolver disputas, qué principios deben regir en el comercio, el trabajo y la producción.

4to. cómo hacer que se cumplan los contratos y acuerdos.

Al desarrollar el concepto de Estado de Derechos se necesita tener en cuenta dos definiciones, una dada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su condición de organismo que está por encima de los Estados y en la cual la  mayoría de los países son miembros con voz y voto.

Para la ONU el concepto de “Estado de Derecho se refiere a un principio de gobierno según el cual todas las personas, instituciones y entidades públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidas a unas leyes que se promulgan públicamente, se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, además de ser compatibles con las normas y los principios internacionales de Derechos Humanos”.

Otra definición viene de la doctrina clásica correspondiente al modelo político occidental del siglo XIX y se refiere al Estado de Derecho como aquel que asegura en su Constitución política la protección de los Derechos Humanos, la separación de los poderes, la propiedad privada, la libertad de opinión y el acceso a los tribunales de justicia.

De estas dos tesis se derivan una serie de requisitos que todo Estado de Derecho debería cumplir para ser considerado como tal:

1.  División e independencia de poderes (Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial).

2.  Estado como garante de derechos y libertades individuales y públicas de las personas que incluyen la existencia de partidos políticos, órganos deliberativos, libertad de tránsito, reunión y expresión.

3.  Supremacía de la Constitución de la República.

4.  Imperio de la ley.

5.  Legalidad de los actos administrativos (actuación según la ley y control judicial).

6.  Irretroactividad de las leyes (una ley nueva no puede aplicarse a casos anteriores a su sanción).

7.  Igualdad en la aplicación y en la formulación de las leyes.

8.  Jueces y tribunales independientes.

9.  Respeto por los Derechos Humanos.

 

En la actualidad, el cumplimiento de estos requisitos o exigencias que son características de un Estado de Derecho son las que posibilita a la sociedad civil tener un marco jurídico seguro que le permita a una persona conocer por anticipado los límites de su accionar y se comporte en consecuencia, y a su vez, esperar por parte del gobierno, la administración y la justicia que funcionen como esperamos que funcionen basado en las leyes que así los facultan. Es decir, la seguridad jurídica y el respeto a las leyes que brinda un Estado de Derecho a través de sus instituciones son fundamentales para lograr el desarrollo de la población porque facilita el desarrollo de las personas en tanto y en cuanto puedan acceder a mejores oportunidades de vida, favorece la convivencia de la sociedad mediante  la aplicación de la ley, favorece el crecimiento económico y posibilita la llegada de inversiones que crearán nuevas fuentes de trabajo debido a la seguridad jurídica imperante.

Todo ello permite elevar el nivel de vida de la población, reducir los niveles  de pobreza y posibilitar una vida digna dentro de un marco de libertad.

Que elementos demuestran que estamos en un país donde rige un estado de derecho.

Tener un sistema político de gobierno basado en una Constitución democrática, es decir, que las autoridades de gobierno son creadas por una Constitución y sus funciones está determinadas por medio de leyes. Estas leyes regulan el accionar del gobierno y de sus ciudadanos a nivel de estado, provincia y municipio.

En un Estado de Derecho estar organizado bajo una Constitución y leyes implica que haya separación de poderes que actuaran en forma independiente. Tendremos entonces un poder Legislativo (Parlamento o Asamblea Nacional) que es el encargado de hacer las leyes, un Poder Ejecutivo (Gobierno) que se va a encargar de aplicarlas y de hacerlas cumplir, y el Poder Judicial (Jueces y Tribunales), que tomará las decisión si se cumplen o no se cumplen. Pero para que exista un real balance entre ellos deberán tener la característica de que su actuación y determinaciones deberán ser independientes.

Como es en nuestro país.

En Cuba está demostrado que no existe separación de poderes, es decir los poderes legislativos, ejecutivos y judiciales no son independientes del gobierno a pesar de existir una constitución en la que además no se reconoce la pluralidad de partidos políticos, por el contrario existe uno solo al cual se le atribuye el supremo derecho de ser el órgano rector de la sociedad.

La intolerancia, la existencia de un marco legal muy estrecho, el fanatismo, la ignorancia, incluso de algunos encargados de gobernar atentan contra el establecimiento de un estado de derecho. De ahí que la incipiente sociedad civil sea valorada por algunos como una desviación social y no como la organización plural y diversa con afinidad de intereses comunes y representante de la aspiración de un importante sector poblacional de refundar la nación, el espacio donde vive para establecer el orden que de consenso desean tener.

El CEEDPA José Ignacio García Hamilton de Santiago de Cuba con la colaboración del Municipio de Oposición (MDO) de Songo La - Maya, ha realizado varios ejercicios demostrativos de una sociedad democrática utilizando las exigencias o requisitos que distinguen a un Estado de Derecho, empleando instrumentos legales tales como las demandas sociales al Poder Popular (PP) e instituciones del Estado, estudios críticos sobre la realidad político -económico – social y sus propuestas de solución a las instancias del Partido Comunista de Cuba (PCC), centros de trabajo y población en general.

Sin embargo en franco irrespeto a un Estado de Derecho, las estructuras gubernamentales y del orden  han hecho uso de la fuerza, violando cada uno de los rasgos distintivos del citado Estado, demostrando la existencia del totalitarismo. Conllevando a la sociedad a la marginalidad, la pobreza, falta de libertades, a delinquir para sobrevivir, a la emigración forzosa e insegura, prostitución, corrupción, vandalismo y a la rebelión del individuo como recurso supremo o desobediencia civil cuando es en masa.

Estos poderes en los que se organiza la sociedad comunista en el país, como referencia en Songo- La Maya se valen de  denigrantes métodos y prácticas: actos de repudio, organización de las llamadas brigadas de respuesta rápida, la difamación, el encarcelamiento, confiscación de bienes materiales, asaltos en horas de la madrugada, expulsiones de centros de trabajo y de estudio, asedio, vigilancia, golpizas, rupturas de demandas, negativas a recibirlas, incitación a la violencia, amenazas, etc.

Todas estas aberraciones ocurren a diario en el territorio nacional con la anuencia de los que supuestamente deben velar por que se respete el Estado de Derecho, es decir PCC, PP, Policía Nacional Revolucionaria (PNR), la Seguridad del Estado (SE) dejando para los ciudadanos la indefensión al no encontrar en el poder judicial el equilibrio e imparcialidad de sus funciones autónomas.

Estos elementos van demostrando que no existe, la división de poderes y un sistema de frenos y equilibrios entre los tres, que garanticen las protecciones constitucionales contra una concentración de autoridad.

En un Estado de Derecho se protegen los valores de libertad propiedad y de sociedad civil, así como también las libertades básicas o individuales de expresión, tránsito y reunión. Por el contrario el totalitarismo se da desde el instante en que el Estado se encarga de coartar la libertad de expresión que no se corresponda con la línea oficial, desde que ejecuta las deportaciones de nacionales dentro del territorio,  cuando vigila y trata de impedir con sus detenciones arbitrarias las reuniones de los integrantes de la sociedad civil. Aunque es válido destacar que desde el mismo instante en que la “Revolución” llega al poder ocurrieron los más genocidas actos de violaciones, miles de cubanos fueron desposeídos de sus propiedades o negocios sin retribución alguna, encarcelamientos sin garantías judiciales, juicios sumarios, fusilamientos, creación forzosa de asentamientos poblacionales como la Comunidad de Sandino en Pinar de Rio. Es decir que la no existencia de un Estado de Derecho  en Cuba adquiere carácter congénito e incluso en la actualidad el gobierno estimula una nueva Ley para la Inversión Extranjera excluyendo la participación de cubanos.

El Estado de Derecho debe incluir instituciones de seguridad, judiciales y de derechos humanos bien estructuradas y orientadas a proteger el bien común de las personas.

En un Estado de Derecho también es deber de que los individuos respeten los contratos  entre privados y si no se respetan o no se cumplen, los ciudadanos tengan el derecho de acudir a un juez para que se haga justicia, es decir, que se respete el derecho de las personas a acceder a los tribunales de justicia.

Por último, se puede afirmar que  la corrupción tanto pública (del Estado) como privada no es compatible con un verdadero Estado de Derecho por lo que podemos sostener que el Estado de Derecho cuando se alcanza, facilita el desarrollo de la vida diaria de la sociedad.

Al referimos a los principios básicos de un Estado de Derecho en una sociedad, nos referimos al marco dentro del cual tiene que actuar un gobierno y que impide que se produzcan deslizamientos hacia el totalitarismo o alguna variante de regímenes despóticos.

Principios básicos de un Estado de Derecho:

-  Principio de Supremacía de la Constitución.

-  Principio de la división e independencia de poderes.

-  Principio de legalidad de la Administración.

Oval: Principio Básico de un Estado de Derecho
Oval: Supremacía de la Constitución
Oval: Legalidad de la Administración
Oval: División e Independencia de Poderes
Parallelogram: Poder Legislativo
Parallelogram: Poder Ejecutivo
Parallelogram: Poder Judicial
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Si se tiene claro o no que es un Estado de Derecho y se desea corroborar si este existe en el país, se hace necesario responder honestamente estas interrogantes:

1.       ¿Existe División de poderes en Cuba?

2.       ¿Hay libertad de expresión?

3.       ¿Hay  libertad de reunión?

4.       ¿Se  respetan los Derechos Humanos?

5.       ¿Hay  libertad de tránsito?

6.       ¿Son independientes los Jueces y Tribunales? 

7.       ¿Ha igualdad en la aplicación de las leyes?

8.       ¿Existe irretroactividad de las leyes? 

9.       ¿Actos administrativos según la ley?

10.   ¿Se reconoce el pluripartidismo político?

Si lográramos responder estas interrogantes utilizando los ejemplos, vivencias de la vida diaria de nuestro país, puede que coincida con que en Cuba no existe un Estado de Derecho o al menos no se respeta, para lo cual nos centraremos en la Constitución como punto de partida.

Necesidad de una Constitución Democrática.

Oval: Constitución Democratica
 

 

 


 

La historia da cuenta de que las constituciones nacen en el siglo XVIII y principios del XIX, el objetivo a alcanzar al dictar una Constitución era la de limitar el ejercicio del poder que hasta ese momento era ejercido por minorías privilegiadas o por una sola persona y asegurar los derechos de los ciudadanos frente a posibles abusos de autoridades e instituciones.

La importancia que adquiere la Constitución de un país estriba en que esta  define y  limita las atribuciones de un gobierno y deja sentado en ella la organización de un estado y su sociedad. La Carta Magna como también se le conoce es el principio general sobre el cual se derivan y rigen todas las normas generales de un país, y donde se especifican sus derechos y deberes y determina la organización del estado y el funcionamiento de sus instituciones.

También es vista como la norma escrita que regula la convivencia de los ciudadanos especificando sus derechos y deberes y fijando los límites y las relaciones entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial en el marco de un Estado de Derecho. La Constitución es la ley suprema de un país a partir de la cual se derivan todas las leyes.

La Constitución es necesaria porque de no existir, el Estado no se podría conformar como tal, puesto que los principios de esta ley suprema norman la vida de un pueblo jurídicamente organizado (determina los límites a la aplicación y creación de las leyes) y establece la forma de Estado y de gobierno.

Como base de un ordenamiento jerárquico la Constitución de un país adquiere un estatus superior, su ubicación respecto a las restantes normas la sitúa en la cumbre de la pirámide jurídica, y en virtud de ello le otorga validez y fundamento al resto del ordenamiento jurídico de un país. En esta se asientan  la estructura del poder y se reconocen los derechos y garantías. Para impedir la acción arbitraria del poder, la supremacía constitucional se concreta de modo formal al establecer la competencia y funcionamiento de cada órgano o poder, y de modo material estableciendo el contenido y el límite de la actividad estatal: declaración de derechos.

La Constitución es la primera norma escrita de un sistema porque establece los procedimientos de creación de las normas inferiores, así como sus contenidos.

Las normas y actos administrativos emanados de un gobierno deberán actuar enmarcados en los preceptos constitucionales del país y en caso de no ser así, serán declarados anticonstitucionales y susceptibles de rechazo.

Oval: División e Independencia de Poderes
Importancia de establecer el Principio de Separación de Poderes en Cuba.

 

 

 

La separación de poderes es el principal garante y es uno de los presupuestos que conforman un Estado de Derecho y por lo tanto, un elemento fundamental del orden constitucional.

La separación de poderes del Estado se refiere a la separación de los órganos por los cuales se ejercen las funciones estatales de legislar, de gobierno y judiciales. Estas funciones del  Estado son ejercidas por diferentes personas que conformarán el Poder Legislativo, Poder Ejecutivo y Poder Judicial.

El principio de separación de poderes es condición indispensable para asegurar la libertad de los ciudadanos,  ya que el ejercicio del poder lo llevan a cabo entes distintos y hace que cada uno se limite y a su vez se vinculen recíprocamente por medio de un sistema de correctivos y vetos. Entonces es necesario que quien juzga (el Poder Judicial) no sea también  quien haga ejecutar la ley al resto de la sociedad así como también, es necesario que ni quien juzga ni quien hace cumplir las leyes (Poder Ejecutivo) sea el mismo ente que elabora las normas (Poder Legislativo), las cuales deben orientarse a mejorar las condiciones de vida de la sociedad y no a beneficiar solamente a las autoridades de turno.

El Poder Legislativo (Parlamento) será el encargado de elaborar las leyes, el Poder Ejecutivo  (Gobierno) será la autoridad encargada de aplicar las leyes y que efectivamente se cumplan, y el  Poder Judicial  (Jueces y Tribunales) dirime los conflictos que suscita su aplicación, y todos ellos tendrán algo en común: actuarán en forma independiente. Pero también implica la adopción de controles recíprocos entre las diferentes ramas del poder para que no impere la voluntad aislada de una de ellas, es decir, que establecen entre ellos un sistema de pesos y contrapesos de manera de asegurar su independencia y mutuo control. Por el contrario a lo mencionado, la concentración de las funciones de legislar, administrar y juzgar en las mismas y únicas manos conduce necesariamente a un estado autoritario.

Oval: Legalidad de la Administración
Principio de la Legalidad de la Administración.

 

 

 

Legalidad de la Administración, significa la sujeción de la actividad de los órganos que ejercen la función de administración a las normas constitucionales y demás normas legislativas contenidas en el derecho administrativo. Es una exigencia inexorable para todo Estado de Derecho. Un Estado sin normas administrativas se transmuta a un Estado de Policías caracterizado por un poder arbitrario, ilimitado y discrecional.

Mientras que, un Estado de Derecho ofrece  una administración condicionada legalmente reconociendo los derechos subjetivos de los administrados. En su manifestación más concreta y práctica, la legalidad administrativa existe cuando el individuo  -  el administrado –  no está sujeto al capricho de un  funcionario policial, de un inspector impositivo o del jefe de oficina de cualquier servicio estatal; cuando se hace valer sus derechos públicos subjetivos, el simple ciudadano no ve la necesidad de recurrir al amigo o al soborno, sino que tiene a disposición, en forma clara y efectiva, los recursos jurídicos pertinentes.

Para poder entender la necesidad de una legalidad en la administración el CEEDPA recomienda, revisar minuciosamente la Constitución de la República, contrastarla con la realidad que oprime y estresa a la sociedad cubana y preguntarse.

1.       ¿Existe derecho a la educación libre y gratuita?

2.       ¿Tenemos derecho a la Huelga?

3.       ¿Se cumple el derecho de igualdad ante la ley?

4.       ¿Tenemos derecho a la información sin censura previa?

5.       ¿Tenemos derecho de reunión y manifestación?

6.       ¿Tiene la disidencia derecho a la vida, a la integridad física y moral?

7.       ¿Existe el derecho de peticionar a las autoridades?

8.       ¿Tiene la disidencia derecho de acceder a cargos públicos?

9.       ¿Rige el derecho a la vida privada (inviolabilidad de domicilio y correo)?

10.   ¿Prima el derecho a la propiedad privada?

11.   ¿Prima el derecho a una comunicación libre?

12.   ¿Existe el derecho a la libertad de creencia?

13.   ¿Existe el derecho a la libertad de circulación y residencia?

14.   ¿Hay seguridad jurídica?

15.   ¿Hay derecho a la libertad de sindicación?

16.   ¿Hay derecho a un trabajo digno?

Qué es la Ley.

La ley es una norma jurídica dictada por el órgano legislador, autoridad competente en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia. La  violación o incumplimiento lleva consigo una sanción. Otros la definen como una norma dictada por una autoridad pública que a todos ordena, prohíbe o permite, y a la cual todos deben obediencia. Esta es delimitadora del libre albedrío de las personas dentro de la sociedad. Pudiéndose decir que una ley es el control externo que existe para la conducta humana ante la sociedad.

Características que definen a la Ley como  acto normativo:

1.       Es general, se aplica sobre todos los sujetos sin excepción, y cuya conducta entre dentro de lo que la ley prescribe.

2.       Es universal, no apunta a determinada persona, no hace distinciones entre los destinatarios.

3.       Es obligatoria, todos los ciudadanos están limitados por lo que ordena una ley, y su cumplimiento no depende de la voluntad de los individuos. Por el contrario, la no observancia o cumplimiento de una ley implicará que se aplique por la fuerza.

4.       Es permanente, no tiene fecha de vencimiento ni caduca cuando se cumple la ley y no se agota su vigencia por la falta de cumplimiento.

Debe existir igualdad de todas las personas ante la Ley.

La ley es una  regla general que no distingue sobre un solo caso, sino que se orienta a toda una serie de casos en general. Si se toma como base de que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, esto quiere decir, que la ley debe aplicarse en forma pareja para todos los ciudadanos sin excepción. Además la sanción por el incumplimiento de la ley se aplicará en forma igualitaria sin privilegios para ningún ciudadano o funcionario del gobierno. Todos deben cumplir las leyes por igual.

El principio de igualdad de todas las personas ante la ley debería estar especificado en el espíritu de la Constitución, estableciendo uniformidad en su aplicación e imparcialidad, sin que se establezcan diferencias entre gobernantes y gobernados.

La igualdad ante la ley también implica la igualdad en sus derechos fundamentales o esenciales para todos los ciudadanos en cuanto a la educación, la salud, la vida, trabajo y de elegir y ser elegidos. La ley no puede ni debe tratar de forma diferente a las personas que se encuentran en situaciones similares, por ello debe aplicarse la misma regla y no dar a unos lo que se niega a otros en iguales circunstancias. Cuando las sociedades ante hechos puntuales reclaman justicia ante las autoridades, lo que están reclamando es que sean tratados de un modo igualitario.

En nuestro país esto no se cumple, la elite gobernante y familiares disfrutan de ciertos privilegios, otros casos apuntan al favorecimiento por su condición política. Mientras aquellas personas privadas de asociarse libremente, realizar quejas y peticiones a las autoridades gubernamentales, son expulsadas de centros de trabajo o cumplen largas condenas en prisión.

De ahí la importancia del cumplimiento de las leyes, ya que cuando se vive en un país donde se respeta el Estado de Derecho, los ciudadanos pueden hacer todo aquello que no está prohibido por las leyes, mientras que el gobierno solo tiene la facultad de actuar dentro de lo que las leyes permiten.

También es necesaria la división de poderes del Estado, esta permite que el  poder no se concentre en una sola persona u órgano a fin de que las diferentes ramas puedan controlarse recíprocamente, propiciando a la vez la libertad de los individuos.

El Poder Judicial, se hace representar por la Corte Suprema que estudia las leyes hechas en el Poder Legislativo. Cuando los casos son presentados en la Corte, ellos deciden si hay violaciones a la ley  o si no ha sido aplicada justamente. La Corte Suprema da respuesta a las diferentes  cuestiones cuando la Constitución no ha sido clara sobre un tema específico.

Debido Proceso

Todo Estado de Derecho debe estar dirigido a proteger los derechos políticos (votar, elegir y ser elegidos, etc.), sociales (de huelga, libre sindicalización, reunión, asociación, etc.) y económicos fundamentales de una sociedad, así como limitar el poder para defender a los ciudadanos frente a los abusos y la tiranía. En este sentido cobra vital importancia la seguridad jurídica, que es uno de los derechos fundamentales de las personas, por medio del cual los ciudadanos están protegidos en sus derechos.

El Debido Proceso encarna que todo ciudadano para ser privado de sus derechos o  no por la justicia, tendrá que ser por medio de procedimientos judiciales previstos por leyes públicas, no secretas, no arbitrarias y de igual aplicación para todos. Esto quiere decir, que ninguna persona puede ser condenada sin juicio previo, es decir, se debe otorgar la posibilidad al acusado de demostrar su inocencia por medio de pruebas, testigos, etc., ante un tribunal ajeno a manipulaciones políticas y prácticas arbitrarias, con todas las garantías procesales.

Un Estado de Derecho garantiza que todos los ciudadanos sean inocentes hasta que la justicia demuestra lo contrario por medio de procesos legales que tendrán ciertas características.

·         No se puede obligar a las personas a auto-incriminarse ellos mismos, es decir, a declararse culpables ellos mismos bajo presión de las autoridades (abusos físicos o psicológicos).

·         La ley que se aplica debe estar vigente al momento de su aplicación, es decir, que la ley será aplicada a partir de su dictado y no podrá juzgar casos anteriores a su promulgación (irretroactividad de la ley).

·         Ninguna persona puede ser detenida durante largos períodos de tiempo. Por ello, debe ser presentada ante un tribunal para que dictamine si continúa detenida o no.

·         Ninguna persona puede ser acusada por un mismo delito dos veces.

En un país donde prima un Estado de Derecho, los valores supremos de la libertad y la vida de las personas deben estar protegidos por la Constitución de la República y por las leyes a través de procedimientos judiciales claros, justos, no arbitrarios, públicos y sin la influencia de cuestiones políticas. No como ocurre en los regímenes totalitarios (Cuba), donde los acusados cuentan con un abogado de la defensa después que los instructores policiales han utilizado cualquier método de interrogatorio y casos donde hasta los abogados de la defensa enfatizan en la posición política de sus defendidos. Si es miembro o no de la sociedad civil o si pertenece o no al PCC.

Sociedad civil.

Sociedad Civil es conjunto de organizaciones de la sociedad que no son parte integrante de la estructura del Estado, es decir, son todos los sectores de la sociedad que van desde familias hasta movimientos sociales o asociaciones civiles independientes del Estado, organizados en forma voluntaria y con autonomía.

Miembros del “CEEDPA” analizan en Songo- La Maya el actual escenario político- económico y social en Cuba.

Las organizaciones que conforman la sociedad civil dentro de un Estado de Derecho se adhieren a lo que conocemos como deber, que no es más que la obligación de hacer o no hacer algo obligado por la ley moral o por las leyes civiles. La ley moral es una norma interior que rige nuestras acciones, es decir, nuestra propia conciencia. El hombre puede conducirse o no según su conciencia (o ley moral) o según las normas de la sociedad (leyes civiles).

Estos derechos y deberes de las personas son protegidos y declarados en numerosos documentos como la Declaración Universal de Derechos Humanos, 1948, Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, Francia, 1789 y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre de la Organización de Estados Americanos, (OEA) entre otros, así como en la Constitución.

Los deberes pueden ser civiles, políticos, sociales o de las personas.

Ejemplo:

Deberes como persona, los padres tienen el deber de alimentar, cuidar, educar a sus hijos.

Deberes civiles, todas las personas tienen el deber de respetar y obedecer a las autoridades elegidas por ellos mismos.

Deberes políticos, todas las personas tienen el deber de elegir y votar, es la forma de participar en la administración de la nación.

Deberes sociales, todo Estado tiene el deber de ser el principal prestador de los servicios de salud, educación y seguridad social.

Asumir un deber guarda estrechos vínculos con determinados derechos. Y el Derecho no es más que la facultad que tiene la persona para poder hacer, exigir o poseer algo. Por ello, a todo deber le corresponde el derecho de cumplirlo, de realizarlo. Por ejemplo; frente al deber  de elegir y votar por el presidente de una nación, como mínimo le corresponde el derecho de exigir su renuncia o prolongación en el cargo por determinado período de tiempo.

La adquisición de todo derecho por una persona supone en los demás personas incluida las autoridades el deber de respetarlo y preservarlo por medio de las leyes. Por ejemplo, toda persona tiene el derecho a presentar a las autoridades quejas y peticiones o a demandarlo si así lo considera, y las autoridades el deber de darle atención a estas quejas.

Dentro de una sociedad, se tiene que la unidad más pequeña que existe es la familia, de donde se van conformando los demás grupos, asociaciones y movimientos que persiguen un objetivo común. Una de las características de la sociedad civil es la de generar su propio espacio, proteger su autonomía e independencia del gobierno. Además de la promoción y persecución del Estado de Derecho relacionada  fundamentalmente con abrir canales de participación y llegada a este para controlar, presionar, peticionar y promover sus demandas sociales.

Uno de los mecanismos que puede emplear la sociedad civil para llegar a un Estado de Derecho es a través de la presentación de demandas sociales a los gobiernos municipales, estas resquebrajan la autoridad de los políticos, hace que los asfixie la incapacidad para resolver los problemas de las comunidades y hace elegibles a los líderes de la sociedad civil. A la vez que se involucra al pueblo, lo prepara y poco a poco lo pone en  condición de exigir un plebiscito, mecanismo de consulta popular donde se vota sobre decisiones del gobierno que los afecta.

Existen diversos mecanismos que la sociedad civil podría utilizar para promover el Estado de Derecho.

Varios representantes de la incipiente Sociedad Civil cubana, peregrinan hacia la Necropolis de Santa Efigenia en la Ciudad de Santiago de Cuba acompañando el féretro de quien fuera Arsobispo de la ciudad, Monseñor Pedro Meuris Estiu.

1.  La protesta pacífica también se convierte en otra forma que tiene un pueblo de expresarse en forma no violenta con el objetivo de mostrar su descontento ante las autoridades por situaciones que afectan el Estado de Derecho.

2.  La no cooperación, es decir, que se realizan acciones voluntarias de interrupción parcial o total no violenta contra un régimen injusto o una persona determinada apoyada en objetivos políticos, económicos o sociales de cambio.

3.       Otra forma de fomentar el imperio de la ley, es a través de la exigencia a los sindicatos obreros, por medio de la huelga, que es un paro de actividades en forma parcial o total (huelga general) y no violenta con el objetivo de modificar medidas que vulneran el Estado de Derecho. La huelga puede ocurrir en un lugar específico pero generalmente para que impacte más a las autoridades se realiza acompañada de una movilización.

Para garantizar la seguridad jurídica, la sociedad civil necesita ejercer mayor liderazgo para lograr consenso y respaldo del conjunto de la sociedad (estudiantes, cuentapropistas, obreros, medios de comunicación,  etc.) hasta lograr las reformas judiciales necesarias.

La corrupción instalada en un Estado socava las bases de la sociedad y de un Estado de Derecho. Por ello, el sector cuentapropista como nueva modalidad de empleo debe combatir a la corrupción y fomentar la transparencia del gobierno. De ahí que los cuentapropistas como motores de la economía y generador de empleos, tienen el deber de contribuir a mantener el orden público y proteger los derechos y libertades de la sociedad a través del cumplimiento de las leyes impositivas por medio del pago de impuestos que contribuirán al funcionamiento del Estado.

Los medios de comunicación tienen un papel protagónico en la promoción del Estado de Derecho en una sociedad, por ello, el objetivo de garantizar la libertad de prensa. Una de las condiciones para que la radio, la televisión o la prensa escrita cumplan su función correctamente, es el deber de mantener la independencia necesaria para poder denunciar casos de violaciones a las leyes, hechos de corrupción, violaciones a los derechos humanos o abusos de poder. De esta condición adolecen los medios de comunicación en Cuba. Solo los periodistas independientes fomentan el Estado de Derecho a través de información exacta, profesional, ética y jurídicamente responsable, cuidando por la transparencia de los actos de gobierno. Apoyados por las organizaciones de la sociedad civil para que la información sea puntual, fluida y orientadas al bien común de la sociedad.

También se necesitan Organizaciones No Gubernamentales (ONG) como un actor fundamental de la sociedad civil que con su accionar promuevan el Estado de Derecho. Ocupándose de lo que el Estado no realiza y con un pensamiento crítico e independiente, impulsando acciones alternativas, complementarias de la acción del gobierno. Estas no reciben apoyo económico del gobierno, se autofinancian con donaciones y generalmente se compone de gente que trabaja en forma voluntaria.

CONCLUSIÓN

La sociedad cubana necesita a toda costa la instauración y preservación de un  Estado de Derecho, condición fundamental para  la convivencia y la vida en libertad. Esta debe formar parte de la cultura de la nación, respetada y compartida por todos, definida  desde la primera letra de la Constitución y sea la base del imperio de la Ley.

Para ello es necesario que todos los cubanos desempeñemos un papel preponderante en la creación de un sistema que incluya los principios del Estado de Derecho. Hay que insistir hasta conseguir que la Constitución de la República respalde los derechos de todos los cubanos sin distinción de raza, estatus social, color, sexo, creencias políticas, religiosas o de cualquier otra índole. Lograr la necesaria separación de poderes ejecutivo, legislativo y judicial, para que los individuos no queden  indefensos ante este régimen de oprobio.

Comprender, divulgar, explicar a todos los sectores que componen la sociedad, el significado y las ventajas que ofrece vivir en una nación donde existe un verdadero Estado de Derecho. Cuestionar constantemente el vergonzoso papel que desempeñan los medios de comunicación en poder del Estado.

Irradiar los conceptos de ONG y Sociedad Civil a toda la población e insertarla en las actividades que están orientadas  a generar el bien común, crear espacios de discusión, tender puentes de comunicación e inculcar el respeto a lo ajeno sobre la base del derecho que emana a una sociedad plural y diversa.

Combatir todas las manifestaciones de corrupción: la política, administrativa y las espirituales, esta última que tanto daño hace  a la dignidad humana al enfrentar a un cubano frente a otro pos sus diferencias ideológicas hasta convertirlos en seres humanos bajos y amorales.

Aunar voluntades para que la “ley primera de nuestra república sea la dignidad plena del hombre” como lo deseó José Martí y no, una Carta Magna draconiana capaz de devorar a sus hijos.

El régimen actual adolece de voluntad política para con valentía asumir los cambios, de ahí que la libertad y el Estado de Derechos necesitemos alcanzarlo nosotros, los cubanos de a pie.

 

Bibliografía.

  1. -----------------------------: Constitución de la República de Cuba. Editora del Ministerio de Justicia. La Habana, 2004.
  2.  ------------------------------: Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  3. -------------------------------: Estado de Derecho. Development Research Center.

4.      Jerez Mariño, Hubert: “Pensamientos de José Martí Sobre el socialismo y el comunismo” en el El cantar de Martí, Plantation, Jerez Publishing Inc., 1999, pp.284-285

 

 
 

 

 

© 2010   Created by Global Center for Proactive Democracy.